Agricultura

Ventajas de utilizar drones en la agricultura de precisión

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Los drones se han convertido en una herramienta muy valiosa para la agricultura, de tal forma, que gracias a la información tan concisa que proporcionan se ha empezado a acuñar un nuevo término: la agricultura de precisión, que consiste en aplicar las últimas tecnologías y sistemas de información a las operaciones agrícolas para mejorar su rendimiento y rentabilidad.

Gracias a las imágenes que captan los drones, y a su posterior análisis, se puede monitorizar una plantación agrícola y obtener indicadores muy importantes para conocer el estado de los cultivos y su evolución, como por ejemplo el NDVI (Índice Normalizado Diferencial de Vegetación), que calcula el vigor de las plantas y permite al agricultor tomar las mejores decisiones para su cosecha. Pero hay muchas más ventajas. Vamos a verlas.

¿Cómo se utilizan los drones en la agricultura de precisión?

El uso de drones en la agricultura se ha generalizado por distintas razones, pero sobre todo por la cantidad de datos que aportan y la calidad de la información. Por un lado, pueden utilizar distintas cámaras (RGB, termográficas, multiespectrales…) y además llevan incorporados diferentes sensores y dispositivos de navegación por satélite que permiten recoger información desde diferentes puntos de vista, en tiempo real y cubriendo amplias extensiones de terreno. 

Otro aspecto a tener en cuenta es que los drones tienen la capacidad de acceder a sitios complicados de manera rápida y segura, respetando siempre el medio ambiente y sin riesgos para las personas. Por tanto, podemos decir que una toma de datos tan precisa en terrenos agrarios es prácticamente imposible de conseguir por otros medios que no sean los drones. Vamos a ver las fases que intervienen en el proceso de trabajo con drones dentro de la agricultura de precisión:

1- Captura de datos

Cada cámara aporta información distinta del terreno y, según las necesidades del agricultor, se puede instalar una u otra en el dron. Las cámaras RGB nos ofrecen una visión general de la plantación, las cámaras multiespectrales analizan el estado de las plantas y los árboles frutales de la explotación y las cámaras termográficas ofrecen información del estado hídrico de las plantas para gestionar de manera óptima el agua y los nutrientes que necesita.

2- Procesado de datos

Una vez recogidas las imágenes con el dron se procesan con un software específico para extraer la información más precisa relacionada con el rendimiento de la explotación. Estos son los principales parámetros y datos que podemos obtener:

  • Índice de vegetación: indica las zonas de la plantación que tienen menos vigor o están afectadas por plagas, falta de agua o nutrientes.
  • Estrés hídrico: indica las zonas de cultivo que precisan de mayor riego.
  • Flujo de agua: muestra las zonas de la parcela que podrían sufrir problemas de riego o una acumulación de agua excesiva en el futuro.
  • Cartografía: señala con precisión las dimensiones de la parcela y la zona de cultivo con sus linderos.

Además de estos índices, el software puede generar herramientas y recursos con información de gran interés para el agricultor:

  • Mapas para determinar el mejor lugar para sembrar y diferenciar entre distintos cultivos.
  • Identificación y conteo de las plantas existentes.
  • Supervisión del estado de la plantación y el ritmo de crecimiento.
  • Localización de las zonas que necesitan fertilizantes o limpieza de malas hierbas.
  • Determinación de los niveles de agua necesarios.

Ventajas del uso de drones en la agricultura de precisión

Una vez analizada y cotejada toda la información que proporcionan los drones, el agricultor puede tomar decisiones específicas para corregir cualquier anomalía y tratar de aumentar el rendimiento de su plantación y, por tanto, su rentabilidad.

Los mapas que se pueden generar con distintos indicadores de vigor vegetativo permiten prever situaciones que antiguamente eran muy difíciles de revertir porque no había tiempo para reaccionar. Sin embargo, con todos estos datos los agricultores ahora pueden: 

  • Reducir costes optimizando el uso de agua, los fertilizantes y fitosanitarios que se van a aplicar.
  • Gestionar el estrés hídrico del cultivo.
  • Detectar las plagas y enfermedades y decidir el tipo de tratamiento más adecuado.
  • Planificar mejor las cosechas.
  • Planificar los tratamientos necesarios (poda, prevención de plagas).
  • Aumentar la producción y la calidad del cultivo.
  • Establecer zonas de calidad.
  • Reducir la contaminación.
  • Generar históricos para gestionar con eficiencia las futuras cosechas.
  • Eliminar plagas de manera segura, rápida y respetando el medio ambiente.
  • Supervisar las zonas fumigadas.
  • Generar inventarios.
  • Llevar a cabo inspecciones de calidad.
  • Realizar estimaciones de zonas afectadas por heladas y otras inclemencias metereológicas.

En Drónica queremos que cada vez más agricultores se beneficien de la agricultura de precisión. Por eso ponemos a su disposición la última tecnología en drones y los profesionales más cualificados. El objetivo es obtener la mayor cantidad y calidad de información posible y así lograr el máximo rendimiento de la explotación. Si tienes alguna duda o pregunta, contacta con nosotros, estaremos encantados de ayudarte.